Behind the scenes del chocolate dominicano

Detrás de todo buen producto hay una historia. En el caso del chocolate, conocer esta historia es tan delicioso como informativo. Como uno de los bienes más fabricados y exportados de República Dominicana, el cacao y el chocolate juegan un rol enorme tanto en nuestra economía como en nuestra cultura. Alrededor del país, hay grandes productores chocolateros que abren sus puertas al público, permitiéndonos explorar, ver, y (la parte favorita de todos) probar sus creaciones. 

Estas experiencias ofrecen un behind the scenes de la fabricación y el origen de algunos de nuestros treats favoritos. Enseñan el proceso entero de la producción del chocolate, convirtiéndose en experiencias educativas aparte de entretenidas. Son actividades súper gratificantes para toda la familia; hasta a los niños les encanta aprender sobre el background de las marcas y los alimentos que tanto les gusta consumir, empezando por lo que nunca falta en la despensa. 

Centro de Visitantes Cortés:

Desde la cocoa en polvo Sobrino hasta los históricos Cacaítos, el chocolate Cortés es parte de todos los hogares dominicanos. Por eso es tan emocionante poder ir a su Centro de Visitantes, donde puedes recorrer la historia de cada uno de sus productos. Ubicado en la orilla de Santo Domingo, el objetivo de este establecimiento es crear conciencia sobre la importancia de la producción del chocolate para el país. 

   

El área del Museo de Chocolate te da la bienvenida al centro con exhibiciones de artículos históricos, incluyendo piezas de las primeras maquinas que se utilizaron para la producción del chocolate Cortés, y empaques antiguos de marcas como Chocolate Embajador, que tiene más de 7 décadas en producción. 

También ofrecen visitas guiadas a su fábrica, donde puedes conocer el proceso entero de la elaboración de sus chocolates, “desde la finca hasta el paladar.” Después, puedes sentarte en su Choco Lounge, el restaurante del centro, donde todos los platos y las bebidas tienen un ingrediente en común, (you guessed it!) el chocolate. No dejes de probar su Choco Burger. 

       

Te puede interesar: El Atelier Bar

 

Kah Kow Experience:

Entre un teatro holográfico, talleres de manualidades, y un salón sensorial, en el Kah Kow experience verás el chocolate como nunca antes. Ubicado en la Zona Colonial, es el plan perfecto para una tarde de fin de semana o un feriado. En el recorrido, aprenderás sobre el proceso de producción de su chocolate, que se ha convertido en un producto emblemático de nuestro país. Además, en sus talleres puedes crear tu propia barra de chocolate o tu propia barra de jabón. 

Y, como debe de ser, también hay donde comer. Su cafetería ofrece todos los alimentos de chocolate que te puedes imaginar, incluyendo su helado soft-serve, sus famosos bombones, y hasta cerveza de chocolate. 

       

Estos establecimientos son maneras chulísimas de interactuar con la producción local y los productos icónicos de nuestro país. Son  trayectos immersivos que aproximan los productos de estas marcas a sus consumidores locales y a turistas, solidificándolas como parte concreta de la historia chocolatera Dominicana. 

Es imposible pasarla mal cuando hay chocolate de por medio. Si estás buscando un plan original que hacer en familia, o si quieres ver un ángulo distinto de la historia de nuestro país, visita uno de estos centros y sumérgete en el mundo del chocolate. 

 

No dejes de leer: El Larimar en República Dominicana

El Larimar en República Dominicana: maneras en las que se usa la piedra endémica

El Larimar, conocido como “la piedra azul del Caribe,” es una joya semipreciosa que solamente se encuentra en nuestro país. Con sus degradantes tonos de azul, no solo es apreciada por su belleza, sino también por todo lo que fabricamos con ella.

Vemos el Larimar en todos lados; en las prendas que nos ponemos todos los días y hasta en el rosario que le regaló el presidente al Papa. Aún así, la piedra se utiliza para más cosas de lo que pensamos. Por eso, te explicamos las diferentes formas en las que se usa el Larimar.

Larimar en Accesorios de Mujer:

Es tal vez es la opción más obvia, pero la cantidad de alternativas que hay no deja de ser impresionante. Desde cadenitas delicadas hasta pulseras estilo cuff que pesan como si fueran de cemento, el Larimar se usa para crear todo tipo de prendas. Muchos diseñadores locales utilizan la piedra semipreciosa para sus piezas más conocidas.

Los famosos dijes circulares en cadenas de oro finas han vuelto al azul un color neutro; combinan con cualquier outfit.  Se consiguen de diferentes largos y tamaños, haciéndolas perfectas para stack una al lado de la otra o con otras cadenitas. 

También se ven bastante los accesorios que buscan representar nuestra cultura a través de la piedra. Por ejemplo, los dijes de Larimar en forma de pilón, el típico caramelo dominicano. Son un toque divertido y representativo que, al igual que los dijes redondo, pegan con todo.

Por otro lado, el popular “pool ring” da un twist más dramático a tu look. Es un anillo chunky que simula una piscina; el agua es una piedra de Larimar.

Larimar en RD: 'Pool Ring' de Joarla
Larimar en RD: ‘Pool Ring’ de Joarla

 

Te puede interesar: Swarovski

 

Larimar en Accesorios de Hombre:

¡Los hombres no se quedan atrás de los trends! La piedra también es común en accesorios masculinos, especialmente en gemelos de camisa. Estos son el toque de color perfecto para un look igualmente refinado y único. Varias marcas de moda en el país fabrican este accesorio, usualmente combinando la piedra azul con plata.

A veces los gemelos toman forma de cilindro, con una linea fina de metal envuelta alrededor. Otras veces, se hacen con pedazos de piedra circulares o cuadradas, enmarcadas por plata.

Estos gemelos azules, que resaltan ante cualquier camisa lisa y neutra, combinan el brillo y el color de la piedra caribeña con la sofisticación del estilo formal.

Larimar en RD: Gemelos

 

Larimar en casa y decoración:

En utensilios de mesa, el Larimar se vuelve más practico que nunca. Son piezas ideales para servir la picadera mejor decorada del mundo. Muchos usan chapas de Larimar— o sea, bloques planos y achatados de la piedra, como platos o bandejas.

Cuando se usan varias a la vez, las variaciones de color naturales de la piedra y las figuras asimétricas de los diferentes pedazos dan un look rústico y moderno. Hay que agarrarlas con las dos manos porque pesan un chin, pero nadie puede negar que hacen cualquier comida verse tres veces más buena que en un plato normal.

Otras piezas decorativas, como el estante de libros hecho de Larimar, llevarán tu hogar al próximo nivel. Único, llamativo y moderno, este accesorio ve a la piedra semipreciosa en su estado más natural.

Larimar en RD: ‘Larimar Bookends’ de Larimar Factory

 

En fin, hay muchísimas maneras en las que se puede usar el Larimar para vivir tu vida más aesthetic. Desde lo que te pones hasta como decoras tu casa, todo en tu vida se beneficiaria de un toque azul.

 

No te pierdas: Una tarde en la Zona Colonial

0